miércoles, 13 de abril de 2016

MADELEINES DE ALMENDRA Y FRESA


Se dice que en 1755, el duque Stanislas Leszczynski, rey de Polonia, recibía en su castillo de Commercy personalidades de la alta aristocracia francesa para una importante cena. Mientras la nobleza disfrutaba en el comedor, en la cocina el «  cheff » abandonaba los fogones tras una acalorada discusión con el mayordomo y sin haber empezado a preparar el postre.
Madeleine, una de las más jóvenes sirvientas del castillo, propuso versionar las galletas en forma de concha que le hacía su abuela, las preparó y los comensales de forma unánime las adoraron .
El agradecido rey decidió bautizar el improvisado postre bajo el nombre de la joven Madeleine Paulmier, y en adelante envió cajas de éstas galletas a su hija Marie, reina de Francia y esposa del rey Louis XV, quien las difundió en la corte, popularizando el nombre de la galleta y al mismo tiempo el de la ciudad de Commercy.
Tras la segunda guerra mundial, los viajeros que pasaban en tren por Commercy, corrían hacia las ventanas para ver a las vendedoras de “Madeleines” abriéndose paso entre la multitud de los andenes, cantando a los cuatro vientos las bondades de la mercancía que llevaban en sus grandes cestos de mimbre. Desde entonces la popularidad del postre no ha dejado de crecer y hasta hoy permanece en la memoria de los franceses como sinónimo de buena compañía, charla amena, sabor de hogar, y bebida caliente.



Ingredientes:

2 huevos
75 gramos de azúcar
2 cucharaditas de pasta de fresa concentrada (podéis poner mermelada de fresa)
125 gramos de harina (yo 100 gramos de harina y  25 gramos de almendra molida)
1/2 cucharadita de levadura en polvo
60 gramos de mantequilla sin sal

Elaboración:

Derretimos la mantequilla a fuego bajo y reservamos para que se temple.

En un bol, batimos los huevos y el azúcar hasta que obtengamos una masa cremosa.

Añadimos la pasta de fresa y mezclamos.

Incorporamos la harina y la levadura tamizadas y mezclamos.

Por último, agregamos la mantequilla ya templada y volvemos a mezclar sin batir, con la ayuda de una espátula de cocina.

Cubrimos con un film y dejamos en la nevera al menos una hora.

Precalentamos el horno a 200ºC.

Engrasamos las cavidades del molde en forma de concha y vamos rellenando con una cuchara, así todas las cavidades tendrán la misma cantidad. No rellenar hasta arriba porque la masa sube al hornearse, con que rellenéis las 3/4 partes es suficiente.

Metemos el molde y bajamos la temperatura del horno a 180ºC. Horneamos unos 6-7  minutos hasta que comprobemos con una brocheta, que salga limpia al pinchar las madeleines.

Sacamos del horno y dejamos un minuto a temperatura ambiente, las sacamos del molde y las dejamos terminar de enfriar sobre una rejilla.

Fuente: La repostería de Miguel.
Si no conocéis su blog pasar a verlo, tiene unas recetas deliciosas con unas fotos maravillosas ,y en su tienda on line, podéis encontrar la pasta de fresa concentrada, moldes, y un sinfín de cosas para la repostería.






33 comentarios:

  1. Te han quedado preciosos, como su historia, estos de fresa nos lo he probado pero no voy a tardar por que me han encantado. Mil besicos cielo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Están riquisimas Maria con ese sabor a fresas.
      Besos.

      Eliminar
  2. Ummm si pudiera te cojia un par, me encantan los pañitos de ganchillo, besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que te gusten.
      Me encanta el ganchillo, siempre ando haciendo cositas, estos pañitos los hice para las fotos del blog.
      Besitos.

      Eliminar
  3. Preciosas a la vista y seguro que deliciosas al paladar. Besiños.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, son tan bonitas y ricas, que no puedes resistirte.
      Besitos.

      Eliminar
  4. Las madeleines son una delicia siempre, cuanto más lo serán las que hoy nos regalas con fresas y con historia incluidas. Tan bonitas y tiernas no hay quien se resista a probarlas.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Son unos bocaditos deliciosos, tiernos y esponjosos, con una historia preciosa.
      Besitos.

      Eliminar
  5. Tienen que estar deliciosos, dan ganas de probarlos. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Están riquisimas, te animo a que las pruebes.
      Besitos.

      Eliminar
  6. Vaya pinta mas deliciosa tienen!!besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, me alegra que te gusten.
      Besos.

      Eliminar
  7. Tienen que estar de muerte. Que ricas con fresas y almendras. Con esta combinación no hay quien se resista.
    Muchos besos.
    María

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto Maria, unos bocaditos exquisitos.
      Besos.

      Eliminar
  8. Me encanta cómo te han quedado, qué ricas son!! No tengo el molde pero estoy tentada a comprarlo, uno más no importa , verdad? Jajajaj!! Un beso muy grande

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajajajaja, que nos gusta un molde eh!!! A mi me pasa me encapricho de ellos y al final me los compro.
      Besitos.

      Eliminar
  9. jo que historia tan bonita, me ha gustado mucho leerte:) y las magdaleines pues me parecen una pasada, buenísimas, tengo ganas de tener ese molde! la pasta de fresa ya la tengo. Un beso muy fuerte

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes razón, la historia es preciosa.
      El molde merece la pena, el mio es de silicona y desmolda de maravilla.
      Besitos.

      Eliminar
  10. Eva te han quedado muy bien por dentro y por fuera :-)
    Un saludito

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Miju, me alegra que te gusten.
      Besos.

      Eliminar
  11. Me encantan las madeleines, yo también las tengo en el blog. Y quedan tiernas y muy esponjosas, y las tuyas con fresa, deliciosas.
    Un beso

    ResponderEliminar
  12. Voy corriendo a verlas, estoy guardando todas las recetas de madeleines, me encantan.
    Besitos.

    ResponderEliminar
  13. Que esponjosas que se ven y tienen que estar deliciosas!!
    Un besito

    ResponderEliminar
  14. Eva, no conocíamos estas galletas ni su historia, muy interesante y bonita, por cierto. Seguro que están deliciosas y su fama es merecidísima. ¡Y que no gustan tus fotos! Son muy cuidadas y con un aire vintage muy personal.

    Besos mil de las dos

    J&Y

    ResponderEliminar
  15. Ainsssss muchas gracias chicas!!!! viniendo de vosotras es todo un halago.
    Besos.

    ResponderEliminar
  16. Pero qué ricas y qué bonitas te han quedado, ahí tengo yo mil pastas muertas de la risa y nunca me acuerdo de usarlas..

    besos

    ResponderEliminar
  17. Hola guapa, no he podido venir antes, he estado un poco malita pero ya todo va mejor o eso creo y por aquí me tienes dando la lata jeje, que maravilla de bocaditos y de fresa me encantan, que bonitas y seguro que más ricas, me encantan las fotos son preciosas...Bess

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Esther cielo, espero que estés mejor, no te preocupes cuando no puedas pasar, a veces es imposible con tantas cosas que tenemos por hacer, o estar pachuchas.
      Que te mejores y gracias por tus comentarios.
      Besitos.

      Eliminar
  18. Hola Eva !!!
    No tengo excusa, llego tarde no ... tardísimo !!! Seguro no quedan ni las migas, me gusta el cambio que has introducido. Eso es lo bueno que cada uno le pueda dar su toque personal.
    Muchas muchas gracias por la mención.
    Un abrazo
    Miguel
    lareposteriademiguel.com

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para nada Miguel, gracias por visitarme, se lo liado que estás, es todo un honor que me dediques esa palabras.
      Besos.

      Eliminar
  19. Me ha encantado esta historia y mucho mas los dulces q has preparado

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias lolines!! me alegra que te gusten.
      Besitos.

      Eliminar
  20. Excelente post, y riquísima receta, un beset

    ResponderEliminar

Linkwithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...